Version para imprimir
02/03/24

Ola de calor

¿Qué hacer ante una ola de calor? 

 Las temperaturas elevadas pueden producir pérdida excesiva de agua y sales minerales, afectando la salud. Incluso puede producir un golpe de calor, que puede ser un evento grave, pero es prevenible.

Son importantes los hábitos y cuidar a quienes más pueden verse afectados: bebés, niños, niñas, embarazadas, personas mayores y aquellas con enfermedades crónicas

Hábitos de alimentación e hidratación:

Es fundamental Beber agua con frecuencia.

Evitar bebidas con exceso de azúcar o alcohol

Ingerir especialmente frutas, verduras y evitar comidas pesadas

Actividades:

De ser posible, evita exponerte al sol al mediodía o en las horas cercanas

Si estás al sol, recuerda cubrirte la cabeza, usar sombrero, lentes de sol y protector solar.Lleva una botellita de agua para beber regularmente

Si practicas actividad física al aire libre, procura que sea a la sombra. Evita hacerlo a las horas de sol más intenso. Recuerda llevar tu botellita de agua e hidratarte regularmente.

En tu hogar, busca los lugares más frescos. Baja un poco las persianas, o cierra las cortinas para evitar que ingrese el calor

Indumentaria:

Lo ideal es usar ropa ligera, en lo posible de colores claros y algodón (que absorbe la humedad) 

Lactantes, niños, y niñas:

Estar atentos a que beban agua con regularidad e insistirles, especialmente a los más chiquitos

A los lactantes, ofrecerles pecho con frecuencia, aunque no pidan

Nunca dejarlos en un auto estacionado, ni al sol ni a la sombra, porque dentro de los vehículos aumenta mucho la temperatura y pueden deshidratarse

Ofrecerles más frutas especialmente las que tienen más contenido líquido.

Evitar que jueguen al sol y limitar el ejercicio físico en las horas de sol más intenso.

¿Cómo nos afecta el calor? ¿Qué síntomas podemos tener?

Podemos sentirnos mareados, aturdidos o con dolor de cabeza

En ocasiones se tiene sed intensa o pérdida de apetito

La piel puede quedar roja, caliente y con sudor excesivo

Puede aumentar nuestra temperatura corporal (más de 37º)

Puede acelerar nuestra respiración y/o el pulso

En ocasiones podemos sentir calambres en brazos, piernas o el estómago.

Podemos sentirnos adormecidos, especialmente los bebés, las niñas y niños pequeños.

¿Cuándo consultar?

Ante la persistencia de estos síntomas, consultar al equipo de salud:

En el caso de los niños y niñas pequeños (especialmente menores de 4 años), consultar si presentan mareos, vómitos y fiebre; dolor de cabeza, irritabilidad y/o aceleración del latido cardíaco

En el caso de personas con patologías crónicas como hipertensión arterial o enfermedad cardiaca o renal, estar especialmente atentos a posibles síntomas y consultar a su médico tratante por posibles ajustes de medicación (no autoajustar la medicación)



ENCUENTRE ESTE CONTENIDO EN:
https://www.asse.com.uy/contenido/Ola-de-calor-14720